Aprender a silbar

febrero 15, 2008

Esta tarde, he ido a recoger a mi hijo al colegio. Terminaba a las 15:45 y he llegado justo a tiempo. Ya estaba el abuelo con él así que me lo he llevado a casa. Mientras íbamos de camino al coche, ya suele estar cansado a esas horas, lo he subido a mis hombros. Aun puedo. Veremos cuanto dura ya que aun no es muy pesado. Y me he dado cuenta de que iba todo el rato intentado silbar. Últimamente está bastante empeñado en aprender a silbar. Y en eso es en lo que concrentra muchos de sus esfuerzos, desde hace algunas semanas. Incluso intenta convencerse a él mismo y también a los demás, que de lo hace bastante bien.

Si dejo a un lado mi orgullo de padre tendré que decir que, en realidad, lo que hace es dejar escapar algo de aire sin apenas sonido. Aunque cada vez se parece más a un débil silbido. Y en esto que he visto claro que, después de todo, la vida se reduce a eso: a aprender a silbar… Y hacerlo con una buena melodía, claro.

Joder, con lo poco que me gusta a mí el Claudio Coelho de los cojones.

Buen weekend

Si no fuera por estos ratos

febrero 11, 2008

De verdad. Me dan ganas de abrir un blog dedicado a Alcantarilla. Cada vez estoy más convencido de que el día que me vine desde Murcia a vivir otra vez en el pueblo de mis (antiguos ya) amores, cometí el error más grande de mi vida. Siempre he pensado que el lugar en donde vives no tiene nada que ver con tu nivel de realización, el índice de felicidad media (si es que existe) o la cantidad de paranoia anual que uno puede desarrollar. Siempre pensé que todo está en tu cabeza y que, en realidad, mudarte de un sitio a otro (poniendo una cantidad de kilómetros entre un sitio y otro suficientemente apreciable) era huir de uno mismo. Personalmente, hace tiempo que dejé atrás lo de huir de mi mismo. Simplemente me di cuenta de que no hay manera de conseguir escapar y me afronté delante del espejo. Pero qué quereis que os diga. Me dan ganas de salir corriendo de Alcantarilla. ¿Cuánto falta para Semana Santa? Puedo decir que más de un mes, sin miedo a equivocarme. Entonces, ¿me puede explicar por qué cojones hemos tenido dos procesiones este fin de semana? Por no hablar de las calles cortadas también por el carnaval, aunque eso podría perdonarlo considerando que, como todo el mundo sabe, Alcantarilla es la cuna mundial de esa fiesta tan especial. Por favor. Qué capacidad tan asombrosa de pasar de la fiesta más irreverente a la fiesta de la “pasión y tradición”, en solo cinco días. Yo por mi parte, ya estoy organizando mis vacaciones de semana santa. A mí, desde luego, no me van a pillar aquí si puedo evitarlo.

En todo caso, aun sigo viendo alguna película que otra que me recuerda que hay vida inteligente más allá de mi pueblo. Echad un vistazo a esto cuando podais.

Nos vemos en los bares (dedicated to Yuyu)

teenage.jpg

Cajeros de video club

enero 25, 2008

Hay muchas películas que uno acaba viendo a trozos. Gracias al cielo, ayer vi de un tajo Clerks II, de Kevin Smith. De verdad, es una de esas películas que cuando acabas de verla, te ha generado, de gratis, un subidón de buen rollo. Tiene varios elementos: una pareja central de la cual todos sabemos que están enamorados menos ellos dos, una pareja de camellos que pasan maría,  el coleguilla del protagonista, una escena de bestialismo hombre-burro y, atención, todo se desarrolla en un burguer de lo más cutre. Si, si, incluido lo de la escena de bestialismo.

Un canto a la libertad y al ser lo que uno quiera ser, no importa el nivel de patetismo que alcances. Una hora y media de petar riéndote.

Si, ya sé que es la segunda parte de Clerks, pero es que no la he visto. Por cierto, otra de Kevin Smith “Jay y Bob el silencioso contraatacan”, no perdéroslas.

Como el Guadiana

enero 15, 2008

Californikation. Es la serie. Y mira que a mí no me ha conseguido enganchar Perdidos, pese a que sus guionistas se pasan con el tripeo cuando trabajan. Ni tampoco House, con su arrolladora a la vez que superplasta personalidad (ya tengo algún amigo así, qué quieres que te diga y tengo bastante). Después de “Get a Life!” -búscate la vida- ningun producto televisivo del formato en el que todo el mundo se sienta a comer en la mesa en el mismo lado para salir en la cámara, me ha conseguido enganchar.

Californikation. Es la serie. Bastante transgresora en los contenidos, sin embargo los parámetros son bastante convencionales, pero claro, de los que enganchan. Un héroe con ciertos devaneos con el alcohol, las drogas y las mujeres (ojo, no me estoy identificando con él, que la vemos mi mujer y yo juntos) pero que se le perdonan porque tiene un corazón de oro y una personalidad arrolladora. Simplemente, se pierde “navegando en un mar de coños (sic)”.

Y, Antonio, que sepas que ya hay parte de una entrevista transcrita, la del crío. Cuando quieras le damos salida a esa paletilla y atacamos la otra.  Recuerdos a sus Sras.

Bye, bye

enero 9, 2008

El caso es que sí, que si me pongo a escribir sin una línea argumental inicial, o al menos unas ideas previas básicas, joder, simplemente una palabra, pues que no hay manera de enfrentarse al folio en blanco. Y es así. Esto es el Evangelio de la Misa.
Por eso, he decidido, a partir de ahora, plantearme el escribir UNA NOVELA. Si, si!! El mundo necesita una novela mía. Y todas las de César Vidal, naturalmente. Después de usted maestro.
Pero es que, además, la novela va a ser literatura dentro de la literatura. Vamos, jodida metaliteratura. Va a ir de un escritor frustrado, o infeliz, aun no lo sé. Para el primer ejemplo puedo fusilar directamente Dinero (Martin Amis) y para la segunda lo tengo aun más a huevo. Ni siquiera necesito haber leído ningún libro porque me estoy refiriendo a Californication, la nueva serie de la Fox con David Duchovnik. Pero no solo eso, sino que además va a estar contextualizada en la Florencia de los Borgia. Y va a haber un asesinato, y por su puesto, el Santo Grial también estará por allí.
Dioss!!! No me resisto!!! Voy a empezar pero ya mismo.

ESTOY HASTA LAS PELOTAS DE ESCRIBIR MIS GILIPOLLECES EN UN BLOG.
ABANDONO.

Por postear que no quede

noviembre 22, 2007

 Ayer me tomé unas copas, copas que aun estoy pagando (mi estomago es un agujero negro que emite rayos de dolor sordo a intervalos de tiempo regulares). Por cierto, Murcia está un poco lamentable por las noches, qué quieres que te diga. O a lo peor es que se me ha pasao el arroz y ya no pego ni con cola. Saliendo, con doble salto mortal con tirabuzón, de la eterna dicotomía que anuncia la próxima crisis (de los 40, ahí es ná), decía que Williessey insistía en que tengo el blog desatendido. Y aquí estoy, posteando. Poco más que decir, la verdad, que no se haya dicho ya en todos los periódicos y televisiones nacionales.

1195723268_f.jpg