La tecnología, y como está sobrevalorada (y II)

octubre 17, 2007

En el artículo que cuenta el homenaje a Delibes de ayer en un congreso dedicado al estudio de su obra  se dice

 García de la Concha hizo también una referencia al éxodo masivo del campo a la ciudad,  convertido en un “fenómeno universal” sin que nadie imaginara que la metrópoli, “esa periferia de las ciudades industriales”, acabaría siendo “tan invivible” como la aldea que se dejaba atrás.

    El académico, tras recordar que en la obra de Delibes “son muchos los personajes que     buscan en la naturaleza los recursos para afrontar sus problemas cotidianos”, aseguró     que coincidía con el escritor vallisoletano al decir que el hombre, “guste o no, tiene sus     raíces en la naturaleza. “Y al desarraigarlo con el señuelo de la técnica”, continuó, “lo         despojamos de su esencia”.

Anuncios

2 Responses to “La tecnología, y como está sobrevalorada (y II)”

  1. Carlitos Says:

    La pregunta es ¿puedo yo escapar de esa tecnología deshumanizante?, creo que es obvio, una pregunta que se responde por si sola; La excusa es hacernos la vida mas fácil y aquí es donde viene el problema ¿en realidad nos la hace mas fácil?¿o es mas complicado cada día manejar tanto cachivache?, en casa tengo un cajón dedicado a manuales, los hay de todo tipo y hay que tenerlos a mano, porque cuando la súper plancha del espacio te dice C4 o F8 hay que saber que cojones te esta diciendo para pulsar correctamente en su pantalla táctil una combinación de comandos y rezar para que no aparezca R15 que significa que ya las cagao, personalmente pienso que la tecnología sirve para hacernos cada día un poco mas inútiles mas vagos y mas autómatas, me remito al principio de mi comentario ¿puedo yo escapar de esa tecnología?.

    PD: Es un placer estar de nuevo por aquí.

  2. Pepito grillo Says:

    El ser humano siempre ha usado herramientas. De hecho, ya las usaban los primates y algunos otros animales. Las herramientas nos distingue del resto (o casi). Nos han hecho la vida más fácil, nos han permitido progresar, nos han permitido construir otras herramientas y artefactos con los que, por ejemplo, hacernos viviendas, calentarnos en ellas, etc. Sin embargo, una vez terminada la función de la herramienta (i.e. una vez he clavado un clavo con el martillo y no tengo más que clavar) nos olvidamos automáticamente de ella. ¿Te imaginas a un carpintero totalmente flipado con un martillo? Todo el día clavando clavos por ahí (aunque algunos lo hacen aunque sea en sentido figurado) sin razón ni necesidad. Sería estúpido. Así somos con el teléfono móvil, las consolas, etc. Son la respuesta a nuestro vacío mental.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: